La Xunta de Galicia amenaza con recuperar el suelo industrial

Xestur, gestión del suelo de GaliciaSi hubo algún empresario que adquirió suelo industrial con la intención de especular con él, la Xunta tomará medidas.

La Consellería de Infraestruturas y Vivenda está enviando cartas a las empresas adjudicatarias de terrenos vendidos directamente por el Instituto Gallego de Vivienda y Suelo, o a través de la sociedad Xestur, que no fueron edificados en los plazos establecidos y sobre los que no se dispone de datos.

La Xunta quiere que las ayudas que rebajaron el coste de adquisición del metro cuadrado hasta un 50%, sirvan para generar actividad económica, y ese es uno de los motivos por los que el Gobierno autonómico requerirá a los adjudicatarios del suelo para que cumplan sus compromisos. Además, clarificar la situación de aquellos terrenos en los que no se ejecutaron los proyectos previstos servirá también para planificar mejor las inversiones de la Administración en lo que se refiere al desarrollo de nuevo suelo industrial.

El departamento autonómico matiza que actuará con especial interés en relación con las parcelas con precios bonificados « Una vez realizadas las comprobaciones necesarias, se requerirá a los adjudicatarios de las parcelas bonificadas, que disponen de un plazo de tres años desde la firma de las escrituras, para edificar sus instalaciones y obtener la licencia de actividad ».

Pontevedra necesita más de 800.000 metros de Suelo Industrial

Xunta de GaliciaLa Xunta de Galicia cifra el déficit de suelo empresarial en la comarca de Pontevedra, en más de 800.000 metros cuadrados brutos.

El área funcional de Pontevedra, que a afectos de suelo industrial abarca las comarcas de Caldas, O Morrazo, O Salnés y la propia capital, tiene calificados para usos empresariales 1.231 hectáreas, repartidas en 20 polígonos pero en realidad sólo 23% de esa superficie está realmente en funcionamiento, de modo que el suelo existente, en realidad, es de poco más de 287 hectáreas, y buena parte está ya ocupado, con lo que la oferta disponible en venta se limita a poco más de 40 hectáreas.

El polígono pontevedrés de O Campiño es el único lleno por completo, mientras que el resto de la oferta se reparte en recintos como el parque de A Reigosa y la Central de Transportes (ambos en Ponte Caldelas), los polígonos de Campo Lameiro y A Lama, el privado de O Vao, en Pontevedra, el de Barro-Meis y el de Nantes, en Sanxenxo, aún pendientes de obras y servicios básicos.

El Plan Sectorial de Ordenación de Areas Empresariales de Galicia, que promueve el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) pone de manifiesto que el déficit de suelo empresarial en la comarca supera los 800.000 metros cuadrados. La demanda se calcula sobre la base de la evolución de las ventas de los últimos años y las necesidades para “realojar empresas ubicadas en lugares inadecuados“.

Con este modelo, se llega a la conclusión de que en el área funcional de Pontevedra se genera un déficit de 491.244 metros cuadrados netos, que se convierten en 807.915 metros de superficie bruta. Este déficit se detecta en todas las comarcas analizadas, si bien las previsiones de nuevos polígonos no se reparten en ellas por igual.

Los parques más viables son los que se promueven en Ponte Caldelas, con la ampliación del de A Reigosa, los de Barro-Meis, el de Fragamoreira, en Poio, y el de A Ran, en Cuntis, donde se trabaja en su regularización. Estas cuatro actuaciones suman algo más de 1,5 millones de metros cuadrados, una cifra que sí permitiría cubrir el déficit detectado en la actualidad, siendo insuficiente para atender la demanda que el IGVS calcula para el año 2024. Para los próximos 10 años se considera que estas comarcas necesitarán de 387 hectáreas de suelo bruto.

Nantes y la ampliación de O Campiño podrían ser las opciones para atender a día de hoy, en el “realojo de actividades industriales existentes” con actividades industriales localizadas en lugares inadecuadas, sea en el interior de las tramas urbanas, en los puertos de Marín y Vilagarcía o en suelo rústico.

La Xunta de Galicia unifica los entes que gestionan el suelo

Xunta de GaliciaEl presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha avanzado que hoy entrará en funcionamiento la Agencia Gallega de Infraestructuras, “la primera agencia que intenta agrupar todas las infraestructuras viarias que se hacen en la comunidad autónoma”.

Núñez Feijóo destacó que esta nueva agencia supondrá más unidad, al eliminar la tricotomía funcional existente hasta ahora; más austeridad, ya que supone un ahorro de 1,5 millones de euros; y más eficiencia, ya que el contrato de gestión que autorizamos, establece 29 indicadores para evaluar resultados.

Este nuevo organismo estará dirigido por Ethel Vázquez, hasta ahora directora general de Infraestructuras, que asumirá “todos los compromisos que anteriormente estaban repartidos en la SPI, en ACEOUSA y en la Dirección General de Infraestructuras”.

En la misma línea, Núñez Feijóo también anunció la fusión de Gestur A Coruña, Gestur Lugo, Gestur Ourense y Gestur Pontevedra en una única empresa pública, Gestur Galicia, lo que supondrá, según señaló, “una mayor coordinación, menor coste y mayor estabilidad financiera” y aseguró que el proceso administrativo y mercantil que se inicia con la fusión de las cuatro empresas públicas “no tiene marcha atrás”, destacando que con esta decisión se crea un modelo más coordinado: “Tenemos un plan sectorial del suelo, un único plan sectorial para toda Galicia. Ahora habrá un único organismo que gestione este plan”.

Exposición Pública del Plan Sectorial de Ordenación de Areas Empresariales de Galicia

Galicia necesitará de 16 a 32 millones de metros cuadrados de suelo industrial, durante los próximos años.

Desde hoy y por un periodo de 2 meses, la Administración gallega somete a información pública el Plan Sectorial de Ordenación de Áreas Empresariales de Galicia, y avanza así un nuevo paso para su aprobación definitiva después del verano de 2012.

Este Plan Sectorial tiene como objetivo principal a planificación de las actuaciones de suelo empresarial que se podrán ejecutar en Galicia hasta 2024, siempre habida cuenta la demanda real de suelo que se produzca en cada comarca gallega y que será comprobada a través del Registro de Demandantes de Suelo Empresarial, de próxima creación. La demanda real de suelo servirá para priorizar las actuaciones prevista en el Plan y el momento de acometerlas.

De esta manera, el Plan Sectorial servirá para cuantificar y localizar la superficie necesaria de suelo empresarial y definir los ámbitos del territorio susceptibles de acoger actuaciones de carácter empresarial para cubrir las necesidades de suelo empresarial a largo plazo.

El Gobierno gallego ha realizado un estudio que determina que en los próximos años (hasta 2024) la comunidad necesitará en el peor de los escenarios 16 millones de metros cuadrados de suelo empresarial para atender la demanda, pues se calcula que más del 18% de las firmas gallegas necesitarán espacio, sobre todo para ampliar su actividad. Si se produce una mejora de la situación económica, la estimación se eleva ya a cifras que podrían oscilar entre los 24 y los 32 millones de metros.

Según los datos aportados hoy el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, junto con el director del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), Antonio José Boné Pina, la principal demanda se concentra en las comarcas de Santiago, A Coruña, Vigo, Pontevedra, Verín, Sarria y Deza.

Un 25% del suelo público industrial espera comprador

De los casi once millones y medio de metros cuadrados de superficie útil disponibles en los 103 parques industriales de gestión pública en Galicia, 2.875.000 metros, un cuarto de la superficie, está en venta.

En su mayoría son parcelas que nunca se han llegado a ocupar. Solo 46 polígonos están completos, y la mitad de la superficie por colocar (1,4 millones de metros) se concentra en la provincia de A Coruña, en muchos parques pequeños, algunos nacidos bajo el paraguas del Plan Galicia tras el desastre del Prestige.

Esta es la foto fija del suelo público industrial que ofrecen los registros del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS).

Aplazado por la crisis el parque empresarial de A Guarda – O Rosal

El parque empresarial de A Guarda-O Rosal, de 272.890 metros cuadrados de superficie, se aplaza sine día por motivos económicos, según confirmaba ayer el delegado territorial de la Xunta de galicia en Pontevedra, D. José Manuel Cores Tourís.

Este parque, a desarrollar en terrenos del barrio de A Gándara (A Guarda) y de O Viso (O Rosal), tiene previsto ocupar una superficie de 272.890 metros cuadrados, y es una obra dependiente de SEA, Suelo Empresarial del Atlántico, S.L., sociedad participada en un 85% por la SEPI la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales y un 15% por el Instituto Galego da Vivenda e Solo de la Xunta.

El alcalde de O Rosal, D. Jesús María Fernández Portela, daba cuenta también de la adquisición de aproximadamente un 30% de los terrenos necesarios, y de la situación actual de los mismos, algo más de la mitad como monte y el resto destinado a labradío.

El Igvs tiene un desajuste económico de 40 millones de euros

Tras estudiar las cuentas del Instituto Galego de Vivenda e Solo Agustín Hernández, conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, ha hecho públicas las conclusiones.

En diciembre de 2008 el déficit financiero del Igvs era de 49 millones de euros, y en mayo de 2009 tan sólo se había recaudado el 0,87 por ciento de la previsión total para este año.

Hasta mayo de este año, el Igvs tenía comprometido el 55 por ciento del presupuesto, 70.552.000 euros de los 126.757.382 euros de presupuesto inicial, y aunque se reconocieron ingresos de casi 30 millones de euros, tan sólo ha recaudado ese 0,87 por ciento, es decir, 1.105.207 euros.

Estos datos engloban los resultados de suelo industrial, vivienda y locales comerciales.

En lo relativo a suelo industrial, si el presupuesto de ingresos para 2008 era de 16.063.216 euros, para el 2009 es de 27.830.817 euros. Esta situación se ve agravada por los resultados de 2008.

La recaudación real de 2008 por la venta de suelo industrial fue de 2.344.522,90 euros, cerca del 12 por ciento de lo que debería haber sido.

En base a eso, el incremento del presupuesto de 2009 sobre los ingresos reales por venta de suelo industrial de 2008 es de más del 1.000 por ciento.

Estos desajustes en gran medida son consecuencia de la escasa venta de parcelas en los polígonos que ha ejecutado el Igvs y Xestur en este tiempo.

Nueva directiva en el Igvs – Instituto Galego de Vivenda e Solo

Desde la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras han hecho público el organigrama del Instituto Galego de Vivenda e Solo, Igvs.

Así, el nuevo Director General será Antonio José Boné Piña, arquitecto con más de 24 años de experiencia en la gestión de viviendas de promoción pública.

Por su parte, el nuevo Gerente del Igvs será Heriberto García Porto, quien está relacionado con el Igvs desde 1989.

El IGVS potencia la creación de suelo en la zona del Barbanza

Daniel Pino, director general del Instituto Galego de Vivenda e Solo, dejó claro en la Comisión segunda del Parlamento gallego su firme intención de potenciar el área económica del Barbanza.

Así, para dar salida a la demanda de suelo productivo existente en la zona Daniel Pino apuesta por el parque empresarial del Barbanza, que contará con un millón de metros cuadrados de suelo. Este parque se situará entre Ribeira y A Pobra do Caramiñal.

Pero esta no será la única iniciativa de la zona, ya que la sociedad Suelo Empresarial del Atlántico está desarrollando el polígono de Rianxo, de 260.000 metros cuadrados y el polígono de Muros, de 181.400 metros cuadrados.

Por su parte, Xestur Coruña está llevando a cabo la segunda fase del parque de Espiñeira, Boiro, que en total tendrá 367.300 metros cuadrados.

Plisán ofrecerá cuatro millones de metros cuadrados

La Plataforma Logística de Salvaterra As Neves, Plisán, ofrecerá a las empresas una de las mayores ofertas de suelo de toda Galicia. El puerto seco alcanzará los cuatro millones de metros cuadrados y supondrá una inversión de 160 millones de euros.

La Xunta aportará cerca de 34 millones de euros destinados a los movimientos de tierras, indemnizaciones, abastecimiento, saneamiento y otros trabajos.

La Autoridad Portuaria, Zona Franca, el Instituto Galego de Vivenda e Solo, Xestur y los Ayuntamientos de Salvaterra y As Neves son los principales precursores de Plisán, plataforma logística que cubrirá las necesidades de 72 empresas.

Un consorcio público se hará cargo de A Cidade da Imaxe

El Ayuntamiento de Santiago ha anunciado la creación de un consorcio de carácter público para gestionar el polígono tecnológico de San Marcos. Así, este polígono conocido como A Cidade da Imaxe, estará gestionado por el consorcio formado por la Universidad, la Xunta y el propio Ayuntamiento.

No obstante no será hasta enero cuando se constituya el consorcio, ya que todavía falta que se aprueben sus estatutos.

Este suelo estará promovido por el IGVS, el Instituto Galego de Vivenda e Solo, y supondrá una inversión de 30 millones de euros. El IGVS no cuenta con recuperar esta inversión hasta dentro de 10 años, ya que se trata de un parque tecnológico.

La ampliación del polígono de O Barco se para hasta después de verano

El Instituto Galego de Vivenda e Solo, IGVS, ha decidido que la ampliación del polígono de O Barco de Valdeorras se interrumpirá hasta después de verano. Tras la crisis de Xestur Ourense el IGVS decidió hacerse cargo de este proyecto, pero están pendientes de que Xestur Ourense envíe la resolución con las características de la segunda y la tercera fase de este proyecto.

Así, este trámite no se cumplirá hasta después de verano. De esta manera se siguen sumando retrasos a la ampliación del polígono del Barco, que está provocando que muchas empresas interesadas en instalarse en la zona se tengan que trasladar a El Bierzo.

En estos momentos sólo queda una parcela libre en O Barco de Valdeorras, y todavía no ha salido a concurso público. Frente a esta situación, El Bierzo parece una solución a considerar para las empresas, ya que el suelo es más barato.